España formal y España real. Por Fernando Vallespín

Lo fácil sería decir que el primer round del debate ha seguido el guión previsto. O que tuvo lugar entre dos zombis, dos líderes quemados en las encuestas. A mí me ha parecido que, para estar “muertos”, han estado bien vivos. Por parafrasear a Mark Twain, las noticias sobre su muerte han sido exageradas. Rajoy fue previsible, pero estuvo sólido, el parlamentario fiable y correoso que ya había demostrado ser. Y Rubalcaba, quien más se jugaba en este envite, ha mostrado su mejor versión. Al fin se le ha visto suelto haciendo oposición. No una oposición crispada y dogmática, sino la más inteligente, la que tiene la capacidad de ofrecer el otro lado de la realidad, lo que ocultan las cifras y el discurso del adversario. El resultado es que así ha conseguido matar dos pájaros de un tiro, eliminar el cargante mantra del PPSOE y, a la espera de las Europeas, colocarse en una buena posición de salida cara a las primarias de su propio partido.

http://politica.elpais.com/politica/2014/02/25/actualidad/1393358214_473467.html

fer

NOVELA NEGRA ‘La rubia de ojos negros’, de Benjamin Black Un mito ‘bebiente’

John Banville y Raymond Chandler, superpuestos.

John Banville y Raymond Chandler, superpuestos.

Philip Marlowe ha vuelto a casa, y a su despacho, y al rincón más oscuro del polvoriento bar, y esta vez no lo ha hecho por Navidad, como era lo esperado, sino a finales de este febrerillo loco y de la mano de Benjamin Black, o sea, John Banville, a petición de los herederos de Raymond Chandler, quienes han elegido perfectamente al tipo que continúe la saga novelera del detective más solitario que ha producido el ‘noir’ yanqui. Banville hace honor a su pseudónimo y convierte en ‘black’ adictivo todo aquello que toca.

http://www.elmundo.es/salud/2014/02/27/530f0849ca4741513a8b456c.html

Benjamin Black juega a ser Chandler y llega a superar al maestro

Cuando alguien inicia una apuesta suicida como la de seguir la obra de un maestro, de un escritor influyente que creó un personaje que ha pasado a la historia de la literatura, acepta un envite del que solo puede salir victorioso o herido de muerte. Jonh Banville (Wexford, 1945), o más bien su alter ego para la ficción criminal Benjamin Black, aceptó de buena gana el encargo de los herederos de Raymond Chandler para escribir La rubia de ojos negros (Alfaguara, traducción de Nuria Barrios), una obra puramente chandleriana, con esa prosa, ese humor, ese estilo. Un homenaje desde el respeto, sin clichés ni tópicos, una continuación perfecta de la vida de ese detective maldito y adorable llamado Philip Marlowe.

http://blogs.elpais.com/elemental/2014/02/benjamin-black-chandler.html

Banville, en un hotel de Madrid en 2011 | CARLOS ROSILLO

Banville, en un hotel de Madrid en 2011 | CARLOS ROSILLO