Cómo Leer (y Apreciar) una Fotografía

buenaA lo largo del día recibimos verdaderos bombardeos de fotografías. Miles de imágenes pasan por delante de nuestros ojos y es muy fácil que, por culpa de eso, terminemos por consumir, como si fueran latas de refrescos, las imágenes que se nos presentan.

Las vemos y seguimos con otras cosas. Y esa, aunque es muy común hacerlo, no es la mejor manera de ver una fotografía. Desde que yo misma lo descubrí, he intentado convencer a todo el mundo de esto: las fotografías deben leerse. No puedes apreciar una fotografía en todo su esplendor si la miras, decides si te gusta o no y pasas a la siguiente.

Una imagen debe analizarse desde varios puntos, ver qué es, qué significa y qué intenta significar. Por supuesto, con la cantidad enorme de imágenes que nos llegan a lo largo del día, es inviable que sigamos este proceso con todas ellas. Pero sí es importante que, de vez en cuando, nos paremos a leer y analizar alguna fotografía pues eso nos aportará muchas cosas. Entre ellas, aprender a hacer mejor fotos.
Ver, Leer, Analizar
Como decía en la introducción, con la enorme cantidad de imágenes que vemos a lo largo del día, es imposible pararse a mirar detenidamente cada una de ellas. Hoy en día, apreciar el arte fotográfico ha terminado por resumirse en mover el cursor hacía abajo en cualquier red social y regalar más o menos “me gusta” en función de si una fotografía en cuestión nos llama la atención o no.

La cuestión es que, si todas las imágenes que pasan por delante de nuestros ojos son vistas así, ni estamos valorando lo que vemos ni estamos aprendiendo de ello. Para evitar esto, no debemos conformarnos con ver fotografías. Debemos leerlas.

¿Qué significa leer una fotografía? Significa mirarla con detenimiento, analizar cada uno de los detalles que la forman, estudiarla para sacarle el máximo jugo posible y descubrir cosas que en una vista más superficial nos escondía. Leer una fotografía y analizarla son dos procesos que están muy cercanos pero no son el mismo: leer una imagen significa lo ya explicado: observarla, estudiarla, mirarla atentamente.

Analizarla conlleva reflexionar acerca de todo lo que hayamos leído para extraer conclusiones. Dejar de ver fotografías para empezar a leerlas y analizarlas nos acercará más al universo fotográfico y esto, como veremos más adelante, tendrá consecuencias en nuestras propias imágenes. Pero antes, empecemos por el principio:
Si Queremos Leer una Fotografía, ¿Qué Debemos Mirar?
Una fotografía está formada por muchísimos planos de información que, aunque suelen ser independientes, también pueden, a veces, relacionarse con ellos. Cuando queremos leer y analizar una fotografía, deberíamos ser conscientes de ellos para poder valorarlos de manera individual. Podríamos estar analizando planos de información de manera casi eterna, sin embargo, lo indispensable para analizar profundamente una fotografía es analizarla a estos niveles:

A nivel narrativo: Qué nos está contando la historia. Ver lo que se nos quiere hacer llegar y lo que en realidad se nos hace llegar. Analizar esa historia a nivel expresivo: ¿tiene fuerza? ¿es una historia clásica u original? ¿tiene valor por sí misma o hay otros elementos que le dan valor a la imagen como, por ejemplo, la composición?
A nivel compositivo: Cómo están organizadas las cosas que hay dentro del encuadre. Si está pensado, si está organizado de antemano, si es natural. ¿Nos cuenta algo la composición?
A nivel técnico: ¿Cómo se ha utilizado el lenguaje fotográfico en la imagen? ¿Está ésta correctamente expuesta? La profundidad de campo, la velocidad de obturación, la sensibilidad… ¿son las que deberían ser? Y si no lo son… ¿por qué? ¿aporta esto algo a la imagen?
A nivel grupal: ¿Es una fotografía individual o pertenece a una serie o proyecto? Si se trata de un individuo dentro de un grupo, ¿qué importancia tiene dentro de éste? ¿es una pieza vital? Si se trata de una imagen sola, que no pertenece a ningún grupo de fotografías… ¿por qué? ¿por qué el fotógrafo ha querido darle todo ese protagonismo?
Algunos de estos niveles ya los vimos cuando estuvimos hablando de cómo valorar de manera objetiva una fotografía. Y tiene sentido que sea así: si no sabemos leer en profundidad una imagen, tampoco podremos valorarla.
¿Cómo Leer una Fotografía Según Michael Freeman?
Ya vimos a este autor cuando hablamos de las 6 características de una buena fotografía. En el mismo libro del que hablamos en esa ocasión, La visión del fotógrafo, Freeman reflexiona, también, sobre el hecho de leer las fotografías y no sólo consumirlas. Y su opinión al respecto es que hay tres cosas importantísimas que deberíamos saber para poder apreciar buena una fotografía:

El propósito: qué quería hacer el fotógrafo.
El estilo: por qué decide tratar el tema de un modo diferente.
El proceso: cuáles son las circunstancias reales que permitieron que la fotografía se llevara a cabo tal como se realizó.
Leer una fotografía significa investigar, buscar pistas y detalles que nos den información sobre estas tres cosas. La mejor manera de buscar toda esta información? Planteándose tres sencillas preguntas: ¿qué pretendía hacer el fotógrafo? ¿cómo lo hizo? ¿tuvo éxito? Al final, después de haber leído correctamente una fotografía, deberíamos tener más o menos claras las respuestas a estas tres preguntas. Si es así, tendremos toda la información necesaria para poder apreciar la fotografía en cuestión en todo su esplendor.
Profundizando un Poquito Más en la Lectura de Imágenes
Aunque con buen ojo y una buena capacidad analítica podemos leer una fotografía partiendo de la base que ya hemos comentado, Freeman, desde su libro, propone un ejercicio para ayudar a ordenar un poco todo este proceso de lectura fotográfica. Consta de diez preguntas que deberían hacerse y contestarse para poder profundizar un poco más en la lectura de fotografías:

1. ¿Qué te impacta? Es decir, la primera impresión que te ha causado la fotografía en cuanto la has visto. ¿Qué te ha transmitido? ¿Qué historia crees que cuenta? Como bien afirma Freeman, “a veces, las primeras impresiones se acercan más a una imagen y a su efecto que un estudio prolongado”.
2. ¿A qué género de fotografía pertenece? Suele ser bastante obvio pero no siempre es así. Los géneros fotográficos tienen características que hacen que su lectura difiera mucho en función de si pertenecen a uno u otro. No puedes leer de la misma manera un retrato que una fotografía de arquitectura. Próximamente hablaremos aquí, en dZoom, sobre estos géneros fotográficos para profundizar un poco más en este punto.

3. ¿Cuál es su uso? Es decir, dónde tiene que llegar la imagen que se está analizando. No siempre tendremos acceso a esta información pero no utiliza el mismo lenguaje fotográfico una imagen dirigida a editorial, que una imagen comercial o una imagen puramente artística. Así pues, es algo que debe tenerse en cuenta a la hora de leer una imagen.
4. ¿Cuál es la situación inmediata en la que se tomó la fotografía? ¿qué sucedía alrededor del fotógrafo? La respuesta a esta pregunta no tendrá la misma importancia en todas las fotografías: en la fotografía de estudio, por ejemplo, tendrá mucho menos valor que en una imagen de fotoperiodismo.

5. ¿Es una fotografía planificada o espontánea? Aunque a veces es difícil de decir, la respuesta a esta pregunta nos dará muchísima información sobre la fotografía que estamos leyendo.

6. Si piensa como un fotógrafo en la misma situación, ¿qué detalles técnicos son obvios? Estos detalles sólo serán interesantes si tienen un efecto significativo en la imagen. Por ejemplo si la poca profundidad de campo de una imagen esconde parte del contenido o si el hecho de haber disparado con una velocidad de obturación demasiado baja ha producido una imagen trepidada.
7. ¿El fotógrafo utiliza algún estilo o manierismo propios? Esto puede ser cualquier cosa: desde una manera muy original de encuadrar hasta la habilidad de apretar el disparador en el momento más oportuno.
8. ¿Cuál era el propósito de la foto? Es decir, ¿cuál era la finalidad del fotógrafo? Ya hemos hablado de esto en este mismo artículo, sólo cabe decir que ésta, evidentemente, es una de las preguntas más importantes que nos tenemos que hacer a la hora de leer una fotografía.

9. ¿Se pierde información en el primer plano que pudiera ayudar a entender y apreciar mejor la imagen? Esta pregunta, en resumidas cuentas, hace referencia a la situación real en la que se encontraba el fotógrafo cuando realizó la imagen. ¿qué circunstancias había? ¿son evidentes en la fotografía?

10. ¿Funciona la imagen? ¿es buena? Es decir, ¿tuvo éxito el fotógrafo al realizarla? Si somos capaces de extraer la información necesaria para responder a todas las preguntas anteriores, estaremos preparados para decidir por nosotros mismos si una fotografía es buena o no lo es.
¿Para Qué Leer Fotografías?
Lo hemos dicho al principio y ahora, con toda la teoría vista, vamos a retomarlo: el hecho de leer y analizar fotografías está íntimamente ligado al hecho de hacerlas.

Y es que estudiar detenidamente alguna de las imágenes que nos llegan hace que seamos más conscientes de todo el proceso fotográfico: comprender cómo actúan otros fotógrafos, descubrir qué intentaban hacer y ver cómo se las arreglaron para conseguir sus fines nos ayudará, en un futuro, a saber actuar nosotros de la misma manera.

Así que, definitivamente, podemos afirmar que leer fotografías nos ayudará, con el tiempo, a ser mejores fotógrafos.
Cómo Hacer una Crítica Fotográfica:http://www.dzoom.org.es/como-hacer-una-critica-fotografica/

Anuncios

Gastón Acurio:“Un cocinero puede tener más poder de convicción que un político”

Acurio en su restaurante limeño. / ANA NANCE

Acurio en su restaurante limeño. / ANA NANCE


Gastón Acurio es un político detrás de un delantal, una prenda que en Perú despierta el entusiasmo, la confianza y el respeto que no tiene su clase política. Es un chef y empresario gastronómico que ubicó a su país en el mapa mundial de la gastronomía y a quien en los últimos meses se señala como posible candidato a la presidencia de Perú, decisión que él ha negado una y otra vez, pero que no descarta definitivamente. Su padre, un respetado exministro y senador de un partido conservador, a quien le encanta la idea de que su hijo sea presidente, lo envió a estudiar Derecho a Madrid, pero él, en secreto, acabó estudiando cocina. Cuando era estudiante en Le Cordon Bleu de París, conocería a la alemana Astrid Gutsche, su esposa, una cocinera dulce y guerrera con quien hoy tiene dos hijas, y ambos son los fundadores y propietarios de Astrid & Gastón, uno de los 50 mejores restaurantes del mundo y el número uno de América Latina en las listas de San Pellegrino. Hoy cualquier declaración pública de Gastón Acurio origina una discusión entre su millón de fans por Facebook y sus 750.000 seguidores por Twitter. A pesar de tener más de 40 restaurantes repartidos en 12 países, su futuro está cada vez más lejos de las ollas y más cerca de viajes por Perú en busca de nuevos héroes. El político detrás del delantal se lo desata. Tiene que honrar una deuda con su padre.
Leer mas en : http://elpais.com/elpais/2014/07/25/eps/1406304886_714638.html

El gran ‘Autorretrato’ de Alberto García-Alix

El fotógrafo Alberto García-Alix (León, 1956) llega al Círculo de Bellas Artes (Madrid) a través de ‘Autorretrato’, su exposición más personal y autobiográfica, que recoge sus trabajos más autorreferenciales desde finales de los años 70 hasta la actualidad. Esta íntima muestra se enmarca dentro de la programación del festival PHotoEspaña 2014.

GA_mi_lado_femenino_2002
Autorretrato no pretende ser un diario de Alberto García-Alix. No presenta una documentación cronológica de su vida ni supone un ejercicio egocéntrico. El concepto de autorretrato es para él muy amplio ya que abarca una gran parte de su obra en la que se considera reflejado. Es difícil encontrar en su trabajo alguna pieza que no sea intensamente autorreferencial y podría decirse incluso que toda su obra, en conjunto, forma un gran autorretrato. La muestra recorre su trayectoria desde los primeros autorretratos realizados a finales de los 70 hasta fotografías de fragmentos de su cuerpo que responden a diferentes necesidades a la hora de contar su particular descomposición del autorretrato.

Alberto García-Alix ha recibido los principales premios españoles en reconocimiento a su carrera: Premio Nacional de Fotografía (1999), Premio de Fotografía de la Comunidad de Madrid (2004) y Premio PHotoEspaña (2012). Su obra también se ha desarrollado en Francia y China, donde ha trabajado y residido.

Desde 1981 ha realizado numerosas exposiciones entre las que destacan las de Les Rencontres Internationales d’Arlès y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Ha publicado una docena de libros de fotografía y ha firmado vídeos de creación donde palabra e imagen se fusionan. Su faceta de escritor se refleja en la publicación de cerca de 50 textos ensayísticos, relatos y cuentos en prensa diaria, revistas culturales y libros de imágenes. Como editor creó la revista de culto El canto de la tripulación y codirigió la colección Los Libros del Cuervo.

– See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2014/07/el-gran-autorretrato-de-alberto-garcia-alix/#sthash.88OvBuCh.dpuf

An old Tokyo bar and its no-nonsense Mama-san

old-and-small-japanese-bar2
Her native Okinawa that she left over 40 years ago must have changed enormously, but the bar this strong-willed Mama-san runs in Tokyo most certainly hasn’t. Or at least not since the 1970s.
A space that in many ways is more like an extended living room than a bar, allowing customers, with the accompaniment of a couple of beers, to feel completely at home.
http://www.wordpress.tokyotimes.org/an-old-tokyo-bar-and-its-no-nonsense-mama-san/

Lartigue atrapa la felicidad

Gérard de Willemetz y Dany, Royan julio de 1926. / JACQUES HENRI LARTIGUE

Gérard de Willemetz y Dany, Royan julio de 1926. / JACQUES HENRI LARTIGUE


La exposición en la Sala San Benito de Valladolid es un recorrido por la vida del artista.
Las imágenes del fotógrafo francés son famosas por su ligereza y por la época que documenta.
Cuando Jacques Henri Lartigue (Courbevoie, París, 1894-Niza, 1986) regaló sus 120 álbumes de fotos al estado francés legó algo más que un minucioso relato visual de su larga y chispeante vida. Bajo las tapas marrones de aquellos tomos estaba una lección de alegría que es, en sí misma, toda una obra de arte. Considerado un fotógrafo fundacional, un involuntario maestro de maestros, Lartigue es también un faro que apunta hacia la sensibilidad y talento que requiere atrapar la felicidad, esa palabra cuyo valor profundo parece hoy perdido y que solo hombres como él han sabido preservar con su obra.

Ciento treinta y cinco de sus famosas fotografías, todas en blanco y negro, estarán durante todo este verano en la Sala San Benito de Valladolid, que además cuenta con el documental Le siècle en positif para completar un recorrido que viaja por la vida y por el siglo de este singular pionero de la fotografía autobiográfica e histórica.

Organizada por diChroma photography en colaboración con la Asociación de Amigos de Jacques Henri Lartigue y el Ministerio de la Cultura de Francia, las imágenes que se exponen (algunas inéditas) proceden de la Donation Jacques Henri Lartigue de Charenton. “Lartigue se inscribe en la historia de la fotografía moderna por su calidad gráfica excepcional, por su expresión del movimiento y por la diversidad de medios de expresión que empleó cuando ‘jugaba a hacer fotografías”, afirma la comisaria, Anne Morin, quien recuerda que para Lartigue, que se consideraba ante todo pintor, la cámara solo era eso, un juguete que en sus manos acabó convertido en una poderosa arma de expresión. Sus fotos son famosas por su ligereza, por su manera de captar la velocidad y el vuelo, por sus saltos, sus risas, por la belleza de sus mujeres, por la época que documenta, pero ante todo lo son porque descubrieron la capacidad revolucionaria de la fotografía moderna.
LEER MAS EN: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/25/actualidad/1406306177_315898.html

Diez lugares imprescindibles para conocer Asturias. Por: Paco Nadal

6a00d8341bfb1653ef01a73df4097c970d-500wi
Asturias es una de las regiones españolas que más me gustan. Lo tiene todo: mar, montaña, buena gente, buena gastronomía, pueblos con encanto, Picos de Europa, puertos pesqueros llenos de vida, ríos de aguas cristalinas… Además, es un destino perfecto para ir ahora, en verano. Aquí van 10 lugares imprescindibles si quieres decir que has conocido lo mejor de Asturias:
LEER MAS EN: http://blogs.elpais.com/paco-nadal/2014/07/10-visitas-imprescindibles-en-asturias.html