El fotolibro se retrata en Arlés

1407522558_788231_1407523672_noticia_normal
Los libros de fotografía, una de las vías más creativas —y apreciadas— para dar a conocer la obra de un fotógrafo, han vuelto a reclamar su espacio como expresión artística y testimonio documental en los encuentros internacionales de fotografía de Arlés, que acogen en el sur de Francia más de 50 exposiciones hasta finales de septiembre.

Pese a la difusión dada a la exposición de libros de propaganda chinos comisariada por Martin Parr y el dúo WassinkLundgren y a la muestra de libros nominados a los premios del festival, la verdadera escena del fotolibro se ha desarrollado en sedes efímeras y precarias, dentro del circuito alternativo.

Los locales de la asociación taurina arlesiana La Muleta acogieron, al inicio del festival, un punto de encuentro para libreros, editores, fotógrafos, distribuidores y amantes en general de los fotolibros. Cosmos, como se denomina el proyecto, fue una idea del dúo formado por los comisarios Olivier Cablat, fundador de la Galerie 2600 de Arlés, y Sebastian Hau, responsable de la librería de Le Bal en París.

En su sexta edición, el evento atrajo a la localidad a algunos de los editores independientes más destacados: Mack, Dalpine, Archive of Modern Conflict, Ca l’Isidret, Riot Books, RVB, Poursuite Éditions, Pierre von Kleist, Rorhof y B-B-B, entre otros.

Este año, Cablat y Hau organizaron un proyecto participativo de fotografía, vídeo y edición bajo el título Poteaux & taureaux (Barras y toros) y que conjuga, según Cablat, “la barra como tema y como elemento presente en la composición de las imágenes y, al mismo tiempo, las referencias taurinas de la región”. En el local se exhibieron “las imágenes enviadas por las más de 300 personas que participaron en la convocatoria, tanto fotos originales como citas de otros fotógrafos”.

Cosmos es también el sitio donde los libreros y editores independientes pudieron encontrarse con un público ávido de hojear y adquirir fotolibros. Sonia Berger, cofundadora de la editorial y distribuidora Dalpine —con sede en Madrid—, afirma que Cosmos “supuso, en sus primeros años, una alternativa al mercado de libros que acogía el Parc des Atéliers del festival, cuyos puestos tenían un precio demasiado elevado”. Dalpine presentó en Cosmos los libros de su catálogo XY XX, de Fosi Vegue, y Mediodía, de David Hornillos,. Además, distribuye Trepat (lo último de Joan Fontcuberta) y libros de difícil adquisición como La caza del lobo congelado, de Ricardo Cases. “Esta cita nos permite también encontrarnos con autores que nos muestran sus proyectos fotográficos y conocer libros recién editados, como Piémanson, de Vasantha Yogananthan”, apunta Berger.

Otras novedades editoriales dadas a conocer en Arlés son The Epilogue, de Laia Abril (Dewi Lewis); Italia o Italia, de Federico Clavarino (Akina Books) y Movimientos de suelo, de Aleix Plademunt, Juan Diego Valera y Roger Guaus (Ca l’Isidret/Temple). Alberto Lizaralde y Cristina de Middel publican en septiembre Everything will be OK, un proyecto autoeditado que, según el primero, “parte de las diferentes etapas de una crisis vital, mezclando realidad y ficción”.

Uno de los autores que eligieron publicar sus propios libros y que acudieron a Arlés para darlos a conocer en los llamados pop-up stores (puestos de venta efímeros) es el fotógrafo de Contrasto Nicolò Degiorgis, que creó con Eleonora Mateazzi la editorial Rorhof. En Cosmos presentó sus libros Oasis Hotel y Hidden Islam. Este último, prologado y coeditado por Martin Parr, obtuvo el premio al mejor libro de autor de los Rencontres d’Arles.

Degiorgis explica que el origen de Hidden Islam fue “un trabajo previo realizado en China sobre las minorías musulmanas”, que luego trasladó a Italia. El libro muestra lugares de culto musulmán en diferentes ciudades del país y contrasta las imágenes del interior, en color, con los exteriores en blanco y negro de los lugares de rezo, correspondientes a talleres, tiendas, viviendas y gimnasios. “El título, Islam oculto, significa que ese culto se realiza de forma oculta, pero también que la sociedad esconde esa práctica”, explica su autor.

Su compatriota Giovanni Del Brenna recibió en Arlés los primeros ejemplares de su libro Ibidem, fruto de diez años de trabajo. Tras acumular varios noes, decidió autopublicarlo e imprimirlo en Holanda, con un equipo exquisito: contó con el diseño de Teun van der Heijden y la colaboración de los expertos Fred Ritchin, Carole Naggar y Marc Augé.

Hasta Arlés se desplazó también el equipo de The PhotoBookMuseum, un ambicioso proyecto expositivo en torno a los libros de fotografía que tendrá lugar en Colonia a partir del 19 de agosto. Markus Schaden, exeditor y evangelizador del libro de fotografía, presentó un avance de la programación, que incluye 25 exposiciones, cinco instalaciones y un proyecto de itinerancia, entre otras actividades. “En 2016 esperamos tener una sede fija, así que quizá el PhotoBookMuseum acabe siendo un auténtico museo”, explica Schaden a EL PAÍS. “Hay que convencer a la gente que aprecia ya la fotografía pero que no ha desarrollado aún un hábito de lectura de fotolibros”.

Julie Hascoet y Guillaume Thiriet enseñaron en Arlés Zines of the Zone, un proyecto ambulante y casi de guerrilla sobre el fotolibro independiente. Unas estanterías portátiles, una furgoneta y la generosidad de sus anfitriones les han permitido viajar por diferentes países de Europa para dar a conocer libros de fotografía en formatos no convencionales, a menudo en ediciones no venales. “Nos conocimos en Arlés hace cuatro años, siendo estudiantes de fotografía”, explica Hascoet. “Guillaume tuvo la idea, a la que me sumé al instante, de construir una biblioteca itinerante para difundir todas estas publicaciones y, paralelamente, incorporar nuevos títulos”.

Junto a Zines of the Zone se instaló la argentina Verónica Fieiras, alma de la editorial independiente Riot Books, fundada en Madrid hace ocho meses junto con el fotógrafo azerbayano Ilkin Huseynov. Esta editorial publica libros de artista con un fuerte componente documental, en ediciones muy limitadas y a menudo cosidos a mano. Fieiras presentó en Arlés, entre otros, el libro Euromaidan, de Vladislav Krasnoshek y Sergiy Lebedynskyy (sobre la crisis en Ucrania), y la segunda edición de su libro Desaparecidos, una obra que aborda “la dictadura argentina, el abuso de poder y la memoria”, según la autora. “Es un homenaje a las víctimas que intenta universalizar todas las injusticias, con foco en la pérdida de la identidad”.

Quizá el próximo año el nuevo comisario de los Rencontres d’Arles, Sam Stourdzé, decida hacer realidad los rumores que apuntan a la posible presencia de un pabellón oficial dedicado exclusivamente al fotolibro en la edición de 2015. Entretanto, iniciativas como Cosmos, el PhotoBookMuseum y Zines of the Zone buscan dar a ese formato artístico el relieve y la difusión que reclama, sin dejar de tantear nuevas variantes expositivas.

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/08/actualidad/1407522558_788231.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s