El viaje criminal de Philip Kerr a la oscuridad religiosa de EE UU

6a00d8341bfb1653ef01b7c6e68167970b-550wi
“No creo en nada contra lo que no pueda disparar”, dice el protagonista de la última novela de Philip Kerr, un agente del FBI que origen escocés que investiga en Texas la muerte de varios líderes de opinión anticristianos. Kerr (Edimburgo, 1956) es sobre todo conocido por la serie de nueve novelas protagonizada por Berni Gunther, un descreído investigador que trata de sobrevivir a su tendencia a las impertinencias en uno de los periodos más negros de la historia, el nazismo. Sin embargo, Prayer (todavía no traducida al castellano) está ambientada en un mundo muy alejado del Berlín de los años treinta y cuarenta. El diario de la ciudad donde transcurre el libro, Houston Chronicle, lo dejó muy claro cuando fue publicado en Estados Unidos: “Es extraño, sin duda, que un autor de éxito de novelas policiacas que ocurren bajo los nazis ponga el foco ahora en el Houston del siglo XXI… Y en Dios”.
“La principal razón por la que situé mi novela en Texas es que quería escribir sobre religión y Houston alberga Lakewood, la iglesia más grande de América. Me gusta cuando la gente dice: ‘Todo es más grande en Texas’. La otra razón es que escribí al FBI en Houston y fueron muy amables y me dejaron pasar tiempo con ellos”, explica el propio Kerr en una entrevista con el Houston Chronicle, que le pregunta si asistió alguna vez a un servicio en la iglesia Lakewood. “Sí fui y me gustó. Incluso tuve un brevísimo encuentro con Joel Osteen (el ministro de ese templo, que tiene dos millones y medio de seguidores en Twitter). Es un gran predicador. Su verdad y la mía no son la misma, pero tengo que quitarme el sombrero”.
Prayer -que su editorial en España, RBA, publicará a lo largo del próximo año- es una novela sorprendente pero también extraña; entretenida aunque a veces excesiva. La trama tiene algo de fantasmagórico; pero Kerr es un brillante narrador, sabe construir diálogos y personajes con gracia. El protagonista, Giles Martins, es creíble y sólido: un agente del FBI que se encuentra en medio de una tremenda crisis familiar cuando confiesa a su muy creyente mujer que es ateo y que se enfrenta, a la vez, a una serie de muertes totalmente inexplicadas, aunque cada vez está más claro que existe una relación entre ellas. Y el universo que describe es sin duda interesante: el mundo de la religión en Estados Unidos, tanto las iglesias gigantes como también el de los intelectuales estrella que defienden el ateísmo. “Cuando vi True Detective, me recordó a Prayer. América es tan grande que es muy fácil desaparecer, ser insignificante”.
El propio Kerr explica así su libro: “La novela cuenta lo que ocurre cuando el agente, que no cree, investiga una serie de muertes inexplicadas que aportan a su crisis de fe un ángulo terrorífico. Inspirado por el nuevo ateísmo de Richard Dawkins o Christopher Hitchens, pero también por la afirmación de Voltaire de que nadie puede ser un ateo en la oscuridad. También lidia con una pregunta importante: ¿A quién te diriges cuando parece que Dios quiere destruirte?”.
Pese a que pueda parecerlo, Prayer no es un libro tan insólito dentro de la literatura de Kerr. En España es sobre todo conocido por las novelas de Berni Gunther, aunque escribió la saga en dos periodos, las tres primeras entre 1989 y 1992, y las otras cuatro a partir de 2007. De hecho, RBA no fue su primer editor español: Planeta publicó Carga moral, un excelente policiaco ambientado en la antigua URSS y que fue llevado a la pantalla en la miniserie Grushko, protagonizada por Brian Cox, y Anagrama editó la que es, seguramente, su mejor novela, Una investigación filosófica, que tiene algunos puntos en común con Prayer, y El infierno digital, sobre un edificio inteligente en Los Ángeles que se vuelve loco. Tiene hasta un libro de neardentales, Esaú, y otras obras suyas han ido directamente al bolsillo, como A tiro. Algunas, como la notable Hitler peace, ni siquiera han sido traducidas. Y, ahora, como anunció en una reciente entrevista en Babelia, está preparando una serie que transcurre en el mundo del fútbol. Nadie (bueno, salvo Simenon) con una producción tan acelerada (también escribe libros para niños) puede ofrecer una obra homogénea. Pero Kerr siempre alcanza un nivel notable: sabe contar historias, ambientarlas y mantener la tensión a lo largo del relato.
Prayer (Nueva York, Putman, 2014, 414 páginas) está disponible en su edición en inglés en tapa dura y en edición digital.
http://blogs.elpais.com/elemental/2014/09/philip-kerr-religion-prayer-texas.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s