LITERATURA JAPONESA EN GETAFE NEGRO.

Siguiendo con la charla de la noche anterior nos plantamos en la mesa oficial de literatura japonesa. Y siendo fieles al nombre de la mesa se habló de novela japonesa en general, orientado todo ello al género negro, pero sin despreciar otro tipo de géneros. La mesa estaba integrada por Andrés Pascual, Carlos Bassas, José Luis Ramírez, José Andrés Espelt, y todos ellos moderados por Ricardo Bosque.

En cuanto a novela negra, la mayor diferencia entre la novela japonesa y la occidental es que las tramas están mucho más elaboradas y todo mucho más contado al milímetro. El aspecto sobrenatural, como sabréis los que leéis novela oriental, está muy presente y muy marcado. Ya no es que los orientales piensen de una forma completamente diferente, que también, es que sienten de una forma completamente diferente.

“La calma en acción” es una de las afirmaciones que quizá mejor definan la novela negra japonesa. Viene a ser lo opuesto a lo mediterráneo. Honkaku es la rama de la novela negra que allí más éxito tiene, lo que se podría traducir como misterio clásico.

Otro aspecto destacado que encontramos en cualquier tipo de novela japonesa es la contención. Es un punto no demasiado positivo de su cultura, porque se guarda todo de modo interior, no se expresan los sentimientos en público, y eso genera muchos remolinos internos que luego tienen que salir por algún lado. Esto hace que a veces en las novelas sintamos que hay un ambiente muy ingenuo o muy naif. Pero esto es solo en el nivel público. En Japón, lo público es contenido, pero lo privado es salvaje.

El protocolo social también es algo muy conocido de la cultura japonesa. Este tipo de etiqueta protocolaria que mantienen hace que sea una cultura tremendamente individual, a veces donde más aislado estás es dentro de la propia familia, dentro del propio matrimonio y dentro del propio trabajo.

Respecto al tipo de asesinos que aparecen en las novelas negras japonesas, aquí nunca son psicópatas. Es muy habitual en la novela negra japonesa que mate cualquiera, personas normales; se dan mucho los asesinatos por circunstancia, que dependiendo del momento y el lugar puedan matar. El policía tampoco tiene el clásico rol occidental de hombre atormentado y alcohólico. Quizá de ahí que sea un tipo de novela negra muy cercana, porque es muy doméstica.

Siempre se dice que una de las características de la novela negra es que realiza crítica social. Aquí se hace, pero de un modo diferente. El simple hecho de citar un problema y exponerlo se considera un modo de crítica.

Para rematar, nos dejaron una serie de recomendaciones cada uno de ellos en cuanto a novela japonesa:

– Hanshichi de Kidô Okamoto: http://www.quaterni.es/producto/hanshichi-un-detective-en-el-japon-de-los-samurais/
– El clan Inugami, de Seishi Yokomizo: http://www.lafactoriadeideas.es/catalogo/libro.asp?referencia=LFL8023
– La sombra del Kasha, de Miyuki Miyabe: http://www.quaterni.es/producto/la-sombra-del-kasha/
– La llave maestra de Masako Togawa: http://www.iberlibro.com/LLAVE-MAESTRA-MASAKO-TOGAWA-EDICIONES-BARCELONA/9227159921/bd
– El expreso de Tokio de Seicho Matsumoto: http://www.librosdelasteroide.com/-el-expreso-de-tokio
– Out de Natsuo Kirino: http://www.planetadelibros.com/natsuo-kirino-autor-000031469.html
out-uk-cover
http://ricardobosque.wordpress.com/
http://leersinprisa.blogspot.com.es/2014/10/getafe-negro-2014-viernes-24-de-octubre.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s