BCNegra 2015. Segundo Informe

Anne Perry, ayer en BCNegra. | Foto: THALÍA RODRÍGUEZ

Anne Perry, ayer en BCNegra. | Foto: THALÍA RODRÍGUEZ


Alexis Ravelo sigue a lo suyo, que es informarnos a lo golfo de lo que ocurre en BCNegra 2015. Pueden leer la primera entrega aquí y toda la información sobre la fiesta de lo criminal en la sección de Cultura de EL PAÍS.
POR ALEXIS RAVELO
Aquí sigo, jefe, informando. Y con resaca. No la misma resaca. Otra.
Hoy le voy a escribir a toda leche, porque a toda leche me largo para La Barceloneta, para controlar unas actividades ilegales de las que le hablaré luego.
Primero voy a decirle que si llego a ser más tonto, no nazco. ¿Se puede usted creer que lo que yo imaginaba una exposición de portadas de revistas era en realidad una de cubiertas de libros? Cojonuda, por cierto. Para “Portadas de color en un tiempo gris” Joaquim Noguero ha reunido cubiertas de colecciones de novela negra de aquellas míticas, como las de Editorial Juventud o Editorial Molino. Usted es joven y no se acuerda, pero yo, que además tengo derecho a la nostalgia, me quedé medio tonto admirándolas y preguntándome qué había sido de tipos como Els González o Martínez i Gallardo, aquellos portadistas de antes que lograban salpicar las cubiertas de los libros con el semen y la sangre que inundaban aquellos títulos, evitando al mismo tiempo que la censura les mandase a nuestros compis de la Político-Social a hacerles una visita.
Pasé un ratito allí, viendo las portadas —gran profusión de Edgar Wallace y Agatha Christie—, que han acompañado con objetos alusivos y hasta una efigie de los Blues Brothers con coche y todo. Luego, hice una parada en el bar. Sí, jefe, imagino la cara que está poniendo. Pero la culpa no es mía, sino de esta gente, que hace las cosas bien hechas. Porque la Biblioteca Jaume Fuster no solo está bien hecha por fuera, sino bien gestionada por dentro. Así que tiene un bar en medio. Solo me tomé tres cubatas y dos chupitos, porque no eran aún ni las siete de la tarde y luego tenía que cumplir con su encargo de fotografiarle a doña Anne Perry sin que me temblara el pulso. Debió de ser que no había comido bien, porque al final sí que me tembló y las fotos tuvo que hacerlas Thalía Rodríguez. Pero esa es otra historia, que tampoco vamos a empezar con mis digresiones. Vamos a lo que vamos: Anne Perry. Qué señora, jefe.
La verdad es que entre los tres cubatas, los dos chupitos, que mi catalán es sordo y mi inglés es de garrafón, me costó algo entender la cosa. Pero Francisco Luis del Pino, que la había leído bien y a fondo, le sacó bien el jugo a esta dama que me cayó mejor de lo que yo pensaba. Se habló de la historia oficial y la de los seres anónimos, de mujer y sociedad, de la ley y la justicia, de la doble moral y del perdón. Y hasta se acabó hablando de la ética de la responsabilidad que la libertad individual implica o del poco derecho que Occidente tiene a imponer a otros pueblos su particular visión de la democracia. Vamos, todas esas gafapastadas que le gustan a usted y que yo, pobre infiltrado a comisión, no entiendo. Lo mío es más bien un vasito de cerveza y la rumba catalana. Aunque, lo tengo que confesar, al final me gustó la cosa. Y eso que Anne Perry no vino sola, sino que se trajo un resfriado tremendo, de esos que son un filón para los fabricantes de clínex. Pero, aun así, aguantó pacientemente el interrogatorio y hasta metió en un brete a la pobre intérprete cuando se lanzó a recitar poesía con una voz de contralto estupenda. Yo, que nunca he pasado de la cuarta estrofa de la Canción del pirata, soy de los que respetan esas cosas.
A propósito de respeto: respetable fue también la afluencia de público, que llenó el auditorio hasta la bandera después de hacer cola durante una hora en la calle. Cosa impresionante, porque no había copas gratis.
En fin, jefe, que parece que al Comisario lo del proselitismo le funciona, dato que debe apuntarse usted bien, porque por muchas pruebas que reunamos, a ver quién viene luego a por él si aquí lo apoya todo cristo.
Y ahora dos noticias: una buena y una mala. La buena es que parece que hay noticias de Fallarás. La mala es que parece que se ha pasado al enemigo. En un ratito, a las once y media, modera una mesa redonda —no sé por qué carajo las llaman así, si luego suelen ser rectangulares— con cinco elementos de cuidado —Sebastià Bennasar, Josep Camps, Lluís Llort, Rafa Melero, y José Luis Muñoz— en la Biblioteca La Fraternitat. Sí, esa que hay en Barceloneta. Y luego, por lo que me han contado, hay conciliábulo en Negra y Criminal (calle La Sal, 5), la propia guarida del Comisario y la Librera. Iré allí con mi cámara de usar y tirar —tengo que comprar ya otra, que a este carrete le quedan dos fotos— y haré las fotos que pueda para cotejar identificaciones. Si no me tiembla el pulso, claro.
En Barcelona, Año 15 de BCNegra, día 2.
http://blogs.elpais.com/elemental/2015/01/bcnegra-2015-segundo-informe.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s