El autor de novela negra “Benjamin Black”, Príncipe de Asturias de las Letras 2014

John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras. / JULIÁN ROJAS

John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras. / JULIÁN ROJAS


“Todo el mundo sabía y sabe que en Irlanda se comete pederastia”
.John Banville repasa en Oviedo ante alumnos de Humanidades su dualidad creativa.
Sentado junto a la estatua de Úrculo en Oviedo, en esa cabeza de libros apilados coronada por un sombrero Borsalino, como el que lleva el premio Príncipe de Asturias de las letras de este año, uno no llega a saber bien si la obra firmada por el artista asturiano se trataba de un profético homenaje a John Banville o a Benjamin Black.

Quizás, la prenda acompañe más al autor de género negro, urdidor de una intensa e inteligente trama continua de elegante suspense que al narrador poético de El mar. Si quien lleva su verdadero nombre, Banville, es un autor apresado por los enigmas líricos, el del pseudónimo Black despliega una inteligencia de pistas que dan la vuelta al género con suspense.
En esa placentera esquizofrenia devota de Robert L. Stevenson se mueve el irlandés. En esa relajada dualidad, juguetona y cómplice, esquiva y sana con los géneros. Porque Banville (Wexford, 1945) posee tanto talento que puede ser a la vez dos cosas tan radicalmente opuestas como escritor de culto y autor de éxito para públicos más amplios.

Y esto último sin que su inquebrantable compromiso con la literatura le lleve al terreno del best-seller. Aunque para él es más sencillo de explicar: “Para mí existen dos maneras de escribir, la del artista y la del artesano. Banville es el primero, Black, el segundo”, confiesa por la tarde, degustando un vino blanco, en el hotel Reconquista.

Por la mañana, afable, encantado, accesible, Banville conquistó a un auditorio masivamente joven de estudiantes en la universidad de Oviedo. Muchos de ellos con ejemplares de sus libros. “Black funciona basándose en el cliché, Banville está en su mundo imaginario. El otro en el mundo real. Yo necesito la fantasía, la realidad me mata”.

Sobre todo abordando asuntos como la pederastia y los abusos. “Quizás no hayamos dado con la palabra exacta, la que dé significado preciso a esa atrocidad, quizás sea una cuestión de lenguaje”, comentaba en privado.
“Todo el mundo sabía en Irlanda y sabe, que se cometen abusos”, declaró ante los estudiantes. “Sabíamos y no sabíamos a la vez”, comentó. Como en todos esos países en los que durante décadas ese drama se ha tratado con silencios y sobreentendidos, caso de España.

Son esos asuntos en los que ambos escritores coinciden a veces. Temáticas recurrentes de uno de los autores más sutiles, misteriosos y sugerentes de la literatura mundial. Cuestión de puntos de vista también, como abordaba el autor bajo un lema que presidía la sala por la mañana y rezaba: “El extraño caso del Dr Banville y Mr Black”.

En él conviven y se cruzan de la manera más natural, los dos creadores: “No hago más que reflejar esa multiplicidad de puntos de vista que hace el mundo tan maravilloso. Inventamos y nos reinventamos constantemente, somos individuos que arrojamos con diferente intensidad luz en el mundo”.

Quizás él lo haga un tanto apartado: “Soy un individuo bastante desconectado de lo que ocurre y encerrado en una habitación desde la que hago uso de mi imaginación, más que otras cosas”, afirma. “Nadando en la ambigüedad, también, es lo que hace que la vida sea interesante, de otra forma, la realidad acabaría con nosotros, a mi me interesa tratar de aproximarme a los secretos, a las penumbras”. Y a fe que lo ha hecho, como ahora, con trabajo y una novela firmada por Banville en la que lleva metido tres años: “Tuve que reescribirla, me equivoqué en el tono, en la forma, es como cuando escuchas la radio y no atinas a encontrar la frecuencia nítida”.
Pasará al catálogo de una imaginación y una dedicación fecunda de la que han salido obras frecuentemente sublimes como la citada El mar, pero también ese regalo de los dioses mirándonos con terror que es Los infinitos o la arrebatadora Antigua luz –por parte de Banville- así como El otro nombre de Laura, En busca de abril o Muerte en verano, firmados por Benjamin Black.
http://cultura.elpais.com/cultura/2014/10/23/actualidad/1414068450_611701.html

Dani Rojo: “Hoy da más prestigio robar un banco que presidirlo”

Dani Rojo: "Hoy da más prestigio robar un banco que presidirlo".
El exdelincuente devenido a escritor ha estado en la Semana Negra presentado su novela ‘La venganza del tiburón’
19:38

4
0
El escritor y exdelincuente Daniel Rojo Bonilla, conocido como Dani Rojo, ha asegurado hoy que “los tiempos han cambiado y hoy da más prestigio robar un banco que presidirlo”. En una rueda de prensa celebrada en la Semana Negra de Gijón, Rojo ha dicho que en la actualidad no se producen atracos a bancos con grandes botines, no porque no hayan dinero en ellos sino porque él ha abandonado el “oficio”.

El exdelincuente devenido a escritor ha dicho que en sus encuentros con otros autores, especialmente de novela negra, siempre le dicen: “Ahora que tu escribes nosotros queremos atracar bancos”.

Rojo ha presentado la novela “La venganza del tiburón”, en la que ha colaborado Yolanda Fox, que tiene como protagonista al personaje de “Hugo”, alias Tiburón, que ha creado como un alter ego de si mismo.

La novela está ambientada en Barcelona y el protagonista es un gángster en vez de un policía o un detective como en la novela negra tradicional.

LO MÁS
VISTO
COMENTADO
COMPARTIDO
1
Olvido Hormigos posa desnuda y embarazada desde su retiro mediático

2
70.000 euros por trabajar el campo

3
La Reina Letizia, al cine con sus hijas

4
Muere un niño abandonado por su padre en un coche mientras hacía «sexting»

5
Concursos de felaciones, el escándalo del verano

6
Una ciudad bajo el agua

7
Un cántabro registra la marca ‘Podemos’

8
Fallece la periodista Carmen Hornillos a los 52 años

9
Exempleados del Dindurra demandan al hijo de la antigua dueña y a Gavia

10
«Tenemos que hacer como Simeone, ir partido a partido»

lo más 50
Rojo ha dicho que ha buscado al darle el protagonismo a un delincuente provocar una transgresión dentro de la transgresión que constituye el género policiaco.

El autor ha asegurado haber incorporado el humor en sus novelas porque busca “arrancar una sonrisa o mejor una carcajada” a sus lectores.

Rojo ha explicado que como creador del personaje “Hugo” se permite el lujo de “hacerle muchas putadas” para que no consiga lo que se propone.

“La clave está en que por una razón u otra Hugo fracase, que le pase algo que le impida conseguir ese botín millonario que lo retiraría para siempre”, ha explicado.

El escritor ha puntualizado que “Hugo no es una copia de Dani Rojo”, sino una creación libre que le permite jugar con él y manejarlo como si fuera una marioneta.

Obviamente que en los casos que se narran hay influencias de los atracos que hicieron famoso al autor en los años en que era el terror de los bancos, pero en general “todo es ficción y cualquier parecido con la realidad es una coincidencia”, ha afirmado.
http://www.elcomercio.es/culturas/libros/201407/06/dani-rojo-prestigio-robar-20140706193718.html

ALEX SCARROW | Escritor

Alex Scarrow, ayer, en Gijón. marcos león

Alex Scarrow, ayer, en Gijón. marcos león


“Viajar es una forma perfecta de abrir la mente, por eso los escritores mejoran con la edad”
“La crisis actual tiene mucho que ver con el auge de temáticas zombies; permiten reiniciar y ver un horizonte distinto”
Gijón, Eduardo GONZÁLEZ Guitarrista, ilustrador gráfico y diseñador de videojuegos han sido algunos de los trabajos a los que el prolífico escritor de ciencia ficción Alex Scarrow, dedicó parte de su vida antes de encontrar la profesión para la que realmente había nacido. “Si naces escritor, no tienes otra opción; tarde o temprano te llega”, afirma el novelista británico, responsable de la exitosa serie “TimeRiders”, y de la novela distópica “The last light”, que plantea un futuro apocalíptico por el agotamiento de las reservas de petróleo……………………………..
http://www.lne.es/verano/2014/07/07/viajar-forma-perfecta-abrir-mente/1611092.html

Lorenzo Silva, cuando la realidad supera la ficción

Lorenzo Silva, ayer, en el recinto de la "Semana negra". marcos león

Lorenzo Silva, ayer, en el recinto de la “Semana negra”. marcos león


Gijón, Eva GÓMEZ ROMÁN Lorenzo Silva presentó ayer en la “Semana negra” su última novela, “Los cuerpos extraños”. Silva responde que Alejandro Gallo será quien guíe la presentación realizando las preguntas convenientes durante la conversación. Esta novela es la séptima de una serie que además tiene otro libro de relatos, con lo que sería el octavo libro. La historia, como todas las novelas de la serie, parte de un crimen, esta vez el asesinato de una alcaldesa de un pueblo del Mediterráneo cuyo cadáver aparece en una playa de Levante.

“Yo siempre intento plantear una instantánea de la sociedad española contemporánea, intento que tanto el crimen como la investigación, como el trasfondo de todo eso tenga que ver con la realidad de mi momento y mi lugar; ésa ha sido la marca de la serie desde el principio” asegura Lorenzo Silva. “El trasfondo, en este caso, tiene que ver con la gestión de la cosa pública, con el modelo de desarrollo económico que se ha tenido en muchas regiones de España, basado en la economía especulativa, la economía vinculada a la riqueza inmobiliaria y otras cosas un poco más inconfesables pero no menos ciertas, que acaban teniendo una conexión con el blanqueo de dinero. Cuando lo que estimulan es la especulación, el negocio inmobiliario con grandes plusvalías súbitas, todo eso acaba trayendo dinero de origen dudoso; a veces es simplemente dinero negro, de evasión fiscal, y otras veces es dinero que proviene del crimen organizado”.

Pero la realidad supera la ficción, y Silva se basa en hechos reales para escribir sus novelas y cree que la sociedad española “ofrece muchas historias en las que no profundizamos, tenemos tal acumulación de casos y de situaciones irregulares que las miramos por encima”. Y cuenta que ha leído en los últimos días en los periódicos “cosas que me han preocupado mucho. No sólo por lo que me cuentan de entrada, sino por lo que intuyes que hay debajo: me parece muy inquietante que un antiguo alcalde de este país, que no sé si es culpable o inocente, esté procesado por supuesta connivencia con la mafia rusa. Me parece una situación suficientemente alarmante como para que alguien se planteara algunas cosas”. Sin embargo, continúa Silva, “ese señor sigue ocupando un escaño en el Parlamento. Hablamos de un señor al que le han hecho fotos con un personaje de la mafia rusa, uno de los tres más buscados por el FBI”. Y advierte: “Si cosas de ese calibre están empezando a pasar y nuestra reacción es tan tibia y tan poco enérgica, a lo mejor nos tenemos que preguntar si no le estaremos abriendo la puerta a algo mucho más oscuro y que puede que se esté haciendo conscientemente, ya que se ha llegado a la conclusión de que da igual de dónde venga el dinero mientras entre”.

Silva ha creado unos personajes muy peculiares. “Cuando empecé, nadie daba un duro por ellos, sentía que tenía entre mis manos unos personajes muy difíciles de trasladar al lector español ya que había toda una serie de estereotipos sobre la Guardia Civil que iba a hacer muy difícil que el lector español se identificara con ellos”. Veinte años más tarde se ha encontrado con algo asombroso: “Son mis personajes más populares. La literatura es la única capaz de romper estereotipos. Tengo la sensación de que lo que quería contar hace veinte años ha llegado a los lectores. Entonces la novela negra era un género marginal y ahora nos encontramos con que cada vez es más estelar, lo que conecta con la ‘Semana negra’. Nadie apostaba por la novela negra y este festival dedicado a ella ha sabido mantener durante años viva una llama y una intuición que con el tiempo le han dado la razón”.
http://www.lne.es/verano/2014/07/07/lorenzo-silva-realidad-supera-ficcion/1611091.html

Cercanía y triunfo de la novela negra

Berna González Harbour

Berna González Harbour


Berna González Harbour y Santiago Roncagliolo defienden la capacidad del género para contar realidades próximas
Gijón, J. L. ARGÜELLES No hay, por el momento, indicios de agotamiento en un género que ha pasado desde el cuarto de atrás al salón principal de los lectores. La novela negra reina ahí por su capacidad para contar realidades próximas y escarbar en los pliegues del poder. Eso es lo que, al menos, opinan Berna González Harbour y Santiago Roncagliolo, que ayer protagonizaron una de las “presentaciones cruzadas” de la “Semana negra” a una hora en la que la Argentina de Messi se jugaba su ser o no ser en el Mundial frente a Bélgica. Por la mañana y en un encuentro con periodistas, ambos escritores se mostraron convencidos de la salud y bondades de este tipo de narrativa.

“¿Puede morir de éxito?”, se preguntó la creadora de la comisaria María Ruiz, para responder sin titubeos: “Mientras siga igual que ahora, contando los delitos y crímenes cercanos, su futuro está asegurado”. Para la también directora de “Babelia”, suplemento de cultura de “El País”, la novela negra permite combinar bien entretenimiento y retrato social: “Ya no es lal invitada pobre y creo que la clave de su éxito está en esa conjunción”.

“Sería paradójico que la novela negra se academizara, ya que se ha convertido en el género político-social por excelencia”, subrayó, por su parte, Santiago Roncagliolo. Éste hizo resaltar que estamos ante un género que buscamos ahora para poder enterarnos de lo que ocurre en los distintos países: “Sabemos lo que pasa en Grecia por (Petros) Márkaris o lo que ocurre en Italia por (Andrea) Camilleri; acerca la literatura a la gente”.

Ambos tienen novela reciente. Berna González Harbour acaba de publicar “Margen de error” (RBA), otro caso de la comisaria Ruiz, que sigue a una entrega que ya cautivó a los aficionados, “Verano en rojo”. Ruiz regresa a un Madrid sacudido por la indignación y los suicidios de los trabajadores de una multinacional. Un relato que conserva ecos del escándalo de France Télécom. Santiago Roncagliolo ha vuelto al género negro (autor de una amplia obra pese a su juventud, había escrito antes “Abril rojo”) con “La pena máxima” (Alfaguara). Ocurrente comentarista del Mundial en “El País”, el narrador peruano recupera aquí al fiscal de distrito adjunto Félix Chacaltana y regresa a aquel año de 1978, cuando la criminal dictadura argentina buscó en el fútbol y en la albiceleste un lenitivo con el que mitigar su impopularidad.

Berna González Harbour, periodista también con un amplio bagaje en la cobertura de información internacional, adelantó que en su próxima novela dará un “descanso” a la comisaria Ruiz. No obstante tiene ya trabajo -algún párrafo convenientemente archivado en el ordenador- para la investigadora, que regresará en la cuarta novela de la escritora. “Para trabajar con ella tengo que saber todo sobre el personaje”, señaló, en una confesión sobre el uso de su carpintería narrativa.

Santiago Roncagliolo, para quien la crisis económica española ha sido “otra pérdida de la inocencia”, se mostró fascinado por la historia del siglo XX y por cómo los fascismos europeos del período de entreguerras prendieron en Latinoamérica en los años setenta: de Chile a Argentina. Dijo que escribió “La pena máxima” para “dar sentido” a su propia historia personal y denunciar la doble moral del Gobierno del Perú en aquellos días.

http://www.lne.es/verano/2014/07/06/cercania-triunfo-novela-negra/1610769.html

Sarah Lark: “Monto a caballo y pienso cómo seguirá la historia”

imagesLa escritora alemana afirma que le gustaría escribir “una novela negra de Mojácar, mi pueblo, que tiene extranjeros muy locos”
Gijón, Pablo ANTUÑA “Escribo rápido, unas diez páginas cada día. Y en tres meses termino una novela”. Sarah Lark no tiene una receta para explicar su éxito. Simplemente presume de un talento innato, -“el único que tengo”, sonríe-, que le ha permitido escribir grandes obras como la serie “Trilogía de los maoríes” o la “Trilogía Kauri”, ambientados en Nueva Zelanda; o la serie del Caribe formada por “La isla de las mil fuentes” y “Las olas del destino”.

Ayer visitó la “Semana negra” en Gijón. Con más de dos millones de lectores en todo el mundo, Sarah Lark se ha especializado en la novela histórica. “El escritor tiene que utilizar la imaginación, pero no demasiado”, afirma. Pero ayer reconoció en Gijón que le gustaría abordar otros géneros: “Querría hacer novela negra o algo satírico, porque en el pueblo donde vivo, en Mojácar (Almería), hay gente muy rara y muchos extranjeros muy locos.

Lark es una apasionada de los caballos. Son su fuente de inspiración. Le permiten encontrar la línea que seguirá para escribir cada día. “Por la mañana monto a caballo y pienso como va a seguir la historia. Y por la tarde me pongo en la oficina y escribo unas páginas más”, señala.

En sus novelas de época se permite la licencia de introducir algunos matices de actualidad, pero sin perder la base histórica. “Hay muchos animales y también son protagonistas. Muchas veces piensas que en esa época un caballo solo servía como vehículo de transporte. Pero todos tenían una relación especial con sus caballos y sus perros y eso lo quiero transmitir”, incide Lark.

En su despacho cuenta con dos ordenadores. Uno lo dedica a la escritura y otro a la documentación. Y el ambiente del que se rodea hace el resto. “Vivo en una finca con animales, con mis caballos, y no tengo que trabajar para encontrar mi estilo, funciona automáticamente. Hay una persona en mi cabeza que me cuenta la historia, y yo sólo la sigo. Si la historia está en una parte interesante trabajo una hora más porque quiero saber como va a continuar”, reconoce.

Lark, cuyo nombre verdadero es Christiane Gohl, llegó a escribir más de 150 libros especializados en caballos por lo que fue reemplazado por Sarah Lark, a petición de los editores alemanes, por ser identificado el primero como “la mujer de los caballos”. “Cuando escribes historias fantásticas, puedes construir un mundo como quieras, pero si se trata de novela histórica, tienen que desarrollarse en un plano determinado, no se puede cambiar la historia, tienen que adaptarte a los tiempos en los que se desarrollan. Y eso hace que el género sea difícil”, recalcó.

http://www.lne.es/verano/2014/07/06/sarah-lark-monto-caballo-pienso/1610770.html